25.4.09

La rueda de la fortuna - Tomás Eloy Martínez

Para tiempos de crisis económica, pensamiento mágico

Tomás Eloy Martínez
Para LA NACION

Junto con el torrente de mensajes electrónicos indeseados que a diario me ofrecen toda clase de milagros químicos, financieros y turísticos, ha empezado a repetirse en mi casilla, con alarmante insistencia, la buena nueva de que soy el ganador de distintas loterías. Me gustan en particular las que usan nombres previsibles, como El Gordo de España o Princess Diana Lottery, y reservan su imaginación para las paradisíacas promesas de los premios. Ninguno de los remitentes de esos e-mails, por cierto, representa a lotería alguna, ni yo me he atrevido a responderlos por temor al aluvión de imitadores que me prometerían fortunas en bandeja. En tiempos de crisis económica y desconfianza en el sistema como los que se viven, suelen multiplicarse las ilusiones de salvación por medio del dinero. Es otra de las formas que asume el pensamiento mágico para proteger el corazón humano de las incertidumbres del desempleo creciente, las jubilaciones evaporadas por estafadores como el insuperable Bernie Madoff y las ejecuciones hipotecarias con que comenzó esta inesperada derrota del futuro. 
Publicar un comentario