12.11.10

Martin Sheen: "El Camino de Santiago es la metáfora más perfecta que hay de la vida" - 20minutos.es

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 10: Actor Martin Sheen (R) and director Emilio Estevez (L) attend 'The Way' premiere at the Callao cinema on November 10, 2010 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)


  • El protagonista de 'Apocalypse now' promociona con su hijo Emilio Estévez 'The way', que se estrena el 19 de este mes.
  • El filme narra la historia de un abatido americano que recorre el Camino de Santiago tras perder a su vástago.

RAFA VIDIELLA

No todos los días uno se sienta frente al protagonista de Apocalypse Now: casi un anciano, el actor protagoniza The way, que él puso en marcha.
¿Por qué esa fijación con rodar esta historia?
Siempre he amado a España. La primera vez que vine fue en 1969, con Emilio y su hermano Ramón: estuvimos en Galicia, en la casa donde nació mi padre. Durante toda mi juventud oí hablar de su país.

¿Qué sabía usted del Camino?
En los ochenta empecé a documentarme y en 2003 lo hice con uno de mis nietos. Teníamos poco tiempo, así que la única forma de hacerlo fue a la americana: en coche. Aún así, vivimos un milagro: en Burgos mi nieto conoció a la que hoy es su esposa.

Emilio Estévez: "No quería cometer los errores de Allen con Barcelona"


  • El actor presenta con su padre, Martin Sheen, 'The way'.
  • El filme, que se estrena el día 19, propone un recorrido por el Camino de Santiago a través de los ojos de un hombre que ha perdido a su hijo.
RAFA VIDIELLA

Dirige The way y es un especialista en el Camino de Santiago: asegura haberlo recorrido unas cinco veces para poder hacer la película.
¿Cómo afrontó esta cinta?
Como El mago de Oz: es un viaje en el que, más que el destino, importa lo recorrido y las relaciones humanas.

¿Se preparó mucho antes?
Intenté pasar el mayor tiempo posible en España: no quería cometer los mismos errores que Woody Allen en Vicky Cristina Barcelona.

¿Cómo evitó que la película fuese demasiado religiosa?
Busqué el equilibrio entre mi padre y yo. A mí me interesaba el viaje espiritual; a él, pararse en cada Iglesia. No soy creyente, así que me lo tomé como el viaje iniciático, juvenil, que nunca pude hacer.
Publicar un comentario