1.5.10

Los misterios del señor Helenio | Historia | Misión mundial | Todo sobre Sudáfrica 2010 | Clarín

Helenio Herrera


"Fue uno de los técnicos más exitosos de la historia. Férreo militante del catenaccio, fue campeón con Barcelona, Atlético de Madrid, Inter y Roma. Tenía un costado oscuro: se lo acusó de que sus jugadores utilizaban sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento. Y en un Mundial vivió su fracaso más grande."

Le gustaba que lo elogiaran y que dijeran que era un auténtico laburante del fútbol; se jactaba de ser el entrenador mejor pago del mundo; no creía en la magia, pero le simpatizaba que lo apodaran El Mago; ocasionalmente hablaba de él mismo en tercera persona; decía que era el mejor de todos. Helenio Herrera Gavilán fue un personaje irrepetible del mundo del fútbol. Un vencedor irreverente, cuestionado, adorado, odiado. Nacido en Buenos Aires y criado en territorio africano en tiempos de la ocupación francesa, supo convertirse en rey en las grandes ligas de Europa.
 
Era egocéntrico, histriónico, transgresor, autorreferencial, directo. En 1962 se contó a él mismo en una autobiografía publicada por la Editorial Planeta. El título no podía ser otro: "Yo, memorias de Helenio Herrera". También era osado. Y muy práctico con las palabras. Contó alguna vez: "Pelé es un violín; Di Stéfano, la orquesta entera". Así elegía rendirle pleitesía a su futbolista favorito, el Gran Alfredo.
 
Antes y después de aquel libro sumó más títulos que casi todos. Fue para muchos el principal exponente del catenaccio. Y con esos recursos, con el físico y la defensa como baluartes, fue campeón con Barcelona, Atlético de Madrid, Inter y Roma. Ganó la Copa de Campeones dos veces y también dos Intercontinentales (ambas contra Independiente) con el Inter más emblemático de la historia nerazzurra. No es casual que Herrera sea considerado una leyenda y que su figura tenga un lugar de privilegio en el Museo del Inter, y una estatua en tamaño natural.
Publicar un comentario